Make your own free website on Tripod.com

La inflación de la zona euro rompe los topes del BCE al elevarse hasta el 2,1%

La Comisión atribuye la subida en marzo a los precios de la energía

WALTER OPPENHEIMER, Bruselas
La inflación en la zona euro alcanzó a finales de marzo una tasa interanual del 2,1%, según los datos facilitados por la oficina estadística de la Unión Europea, Eurostat. Eso significa que los precios han superado por primera vez la barrera teórica del 2% impuesta por el Banco Central Europeo (BCE). La Comisión Europea atribuyó esa subida a los precios de la energía, subrayó que la inflación bajó del 1% en febrero al 0,9% en marzo si se excluye la energía y ratificó el objetivo de inflación del 1,8% a finales de este año. La cifra de ayer refuerza las posibilidades de que el BCE eleve nuevamente el precio del dinero en breve.

Ver gráfico

Bruselas quitó hierro al negativo dato de marzo en la zona euro, que supone un aumento de cuatro puntos básicos en un mes, eleva la inflación interanual desde el 2% en febrero al 2,1% en marzo y supone un aumento de 1,1 puntos en los últimos doce meses. A juicio de la Comisión, como ya ha explicado repetidas veces en meses anteriores, esa subida se debe fundamentalmente al aumento de los precios del petróleo.

Los datos juegan en favor de las tesis de los expertos de Bruselas. Excluidos los precios de la energía, la inflación de la zona euro se elevó al 0,9% en tasa interanual a final de marzo, frente al 1% de febrero y de enero. Los precios energéticos han aumentado un 15,3% en marzo de este año respecto a marzo de 1999, un 13,5% en febrero, un 12% en enero y un 10% en diciembre.

El optimismo de la Comisión se basa en que el acuerdo de aumento de la producción de los países de la OPEP permite pensar que la inflación se estabilizará o tenderá a iniciar una curva descendente. A pesar de ese optimismo, el portavoz de la Comisión Europea admitió que "es la primera vez que se rebasa el 2% en la zona euro", límite impuesto por la política de contención de precios impuesta por el Banco Central Europeo, la entidad responsable de la política monetaria y del control de precios en la zona euro, presidida por el holandés Wim Duisenberg.

El dato conocido ayer viene a unirse a la persistente debilidad de la moneda europea, la subida de tipos en Estados Unidos (seis veces desde junio pasado) y las tensiones inflacionistas en aquel país, conocidas el viernes pasado. La Reserva Federal elevará con toda probabilidad de nuevo los tipos en su reunión del próximo 16 de mayo (actualmente están en el 6%, frente al 3,5% en la zona euro), lo que, junto con el dato de ayer, elevará la presión para que el BCE también actúe en la misma dirección.

En el conjunto de la UE, los datos del IPC armonizado se han situado en el 1,9% interanual en marzo, la misma tasa que en febrero y un punto básico más que en enero. Excluida la energía, la tasa interanual se ha situado en el 0,8% en marzo y febrero y el 0,9% en enero y diciembre.

"Seguimos considerando que las cifras de inflación irán a la baja en el segundo semestre y serán inferiores al objetivo establecido por el BCE", destacó el portavoz de Bruselas, aunque admitió que "tampoco se excluye que la inflación se mantenga alrededor del 2% durante dos meses o más".

La Comisión alertó contra el riesgo de recalentamiento en países como Irlanda, donde los precios ha crecido el 5%. Otras tasas elevadas de inflación son las de Finlandia (3,2%), España, Dinamarca y Luxemburgo (todos ellos en el 3%) y Grecia (2,8%). El diferencial español con respecto a la media de la zona euro se situó en marzo en nueve décimas, una menos que en febrero.

No obstante, los institutos también prevén que debido a la revitalización de la economía y las peores perspectivas de los precios, los tipos de interés en la zona euro subirán en medio punto, al 4%, hasta el próximo otoño.