Make your own free website on Tripod.com


Hacienda atribuye el aumento de la presión fiscal al crecimiento económico

EL PAÍS, Madrid
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, afirmó ayer que el importante aumento de la presión fiscal registrado en España durante la primera legislatura del PP (una subida de 2,5 puntos, más del doble que la Unión Europea), es atribuible al fuerte crecimiento económico experimentado en ese periodo. "Ahora hay 2,5 millones de españoles más trabajando que en 1996; más empresas que declaran beneficios y también un afloramiento de economía sumergida", aseguró Montoro a este periódico.

El último informe sobre ingresos públicos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la organización que agrupa a los países más desarrollados, afirma que España es el país de la Unión Europea que más ha subido la presión tributaria entre 1996 y 1999, a la espera de los datos de Grecia, todavía no disponibles. España Turquía e Islandia son las tres naciones que más han elevado la presión fiscal de toda la OCDE.

Montoro, que adelantó que este año la presión fiscal volverá a subir en España por las mismas razones, descalificó los ataques lanzados por el PSOE a raíz del informe. Jordi Sevilla, portavoz económico de los socialistas, dijo el jueves que, con los datos de la OCDE en la mano, se demostraba que la rebaja de impuestos del PP era una "falsedad".

Según Montoro, aunque es cierto que la recaudación ha aumentado, "cada español paga ahora menos impuestos, como contribuyente, que en 1996". El ministro de Hacienda tildó la propuesta del PSOE de rebajar el impuesto especial sobre carburantes de "contradictoria", por favorecer el consumo en un momento en que la inflación está repuntando.

Montoro aseguró que la reducción del déficit realizada por el Gobierno del PP se debe principalmente al control del gasto, y no al aumento de la recaudación fiscal. En 1999, por primera vez en España, los impuestos indirectos (7,95 billones de pesetas) superaron a los directos (7,75 billones), algo que la oposición juzga regresivo socialmente.