Make your own free website on Tripod.com

El euro se dispara tras anunciar EE UU que su economía ha sufrido un fuerte frenazo

El PIB estadounidense creció un 2,7% en el tercer trimestre, la mitad que tres meses antes

I. P. / EL PAÍS, Nueva York/Madrid
La economía de EE UU dio ayer un sorprendente frenazo. El Gobierno anunció que, después de meses de un fuerte crecimiento que hacía palidecer a las economías europeas, el Producto Interior Bruto (PIB) subió sólo un 2,7% en el tercer trimestre de este año, la mitad del ritmo que llevaba sólo tres meses antes. Pero los mayores efectos de este mal dato en EE UU se produjeron al otro lado del Atlántico. El euro repuntó de forma espectacular, y en apenas unas horas pasó de valer 0,8230 dólares, un nuevo mínimo histórico, a cotizar a más de 0,84, una ganancia del 2,4%.

Repercusión del PIB
de EE UU en el euro

La eufórica reacción de la moneda única hace buenas las explicaciones de la mayoría de expertos, que desde hace meses explican su debilidad y sus continuos revolcones a manos del dólar por la vitalidad de la economía de Estados Unidos, frente al escaso atractivo y oportunidades de crecimiento que ofrecen los países del Viejo Continente.

Por ello, el dato de que la economía estadounidense ha comenzado a enfriarse, tal como venían anunciando los principales indicadores en las últimas semanas, proporcionó alas al euro, algo que no habían logrado las declaraciones de apoyo a la moneda única de los responsables monetarios y políticos europeos.

El frenazo de la economía estadounidense se debe sobre todo a la estricta política monetaria de la Reserva Federal, que ha preferido contener el crecimiento para evitar posibles tensiones inflacionistas. El banco central estadounidense ha elevado los tipos en seis ocasiones entre junio de 1999 y mayo de este año, pero en sus tres últimas reuniones ha preferido dejar las cosas como estaban. "Prevemos que la economía siga creciendo a un ritmo más lento en el próximo año y medio", dijo el jefe de la Reserva Federal de San Francisco, Robert Parry, hace unos días en Los Ángeles.

Dos razones

Aparte de la fuerte subida del precio oficial del dinero en EE UU en los últimos meses, el frenazo del PIB de ayer se explica también por la disminución de los gastos federales y una menor inversión en la construcción de casas nuevas, motivado sobre todo por la caída de los mercados bursátiles: los estadounidenses se sienten psicológicamente más pobres y gastan con menos alegría. "Unas de las razones por las que está ocurriendo esto es que los mercados no han estado subiendo durante esta época", según Parry. El Dow Jones ha perdido casi un 10% este año mientras que el índice tecnológico Nasdaq ha caído de casi un 20%.