Make your own free website on Tripod.com


El déficit comercial sube un 46,2% hasta mayo arrastrado por la factura del crudo

C. G., Madrid
Mientras el Gobierno se propone el año que viene eliminar los números rojos de las cuentas públicas y alcanzar el déficit cero, un agujero engorda en otro frente. El déficit comercial volvió a crecer en mayo, un 38,7% más que el mismo mes de 1999. Hasta ese mes, la diferencia entre exportaciones e importaciones se ha incrementado un 46,2%, con lo que el déficit comercial ya alcanza los 2,74 billones de pesetas. Un agujero que no impide el optimismo relativo de algunos analistas, aferrados al hecho de que el déficit comercial crece, pero a menor ritmo que a comienzos de año. "Estamos en un punto de inflexión; será peor este año, pero mejorará el siguiente", afirma Ana García, de Caja Madrid.

La economía española compró y vendió al exterior más en mayo, pero las importaciones (que crecieron un 25,6%) volvieron a superar a las exportaciones, que aumentaron sólo un 21,3%, sobre todo por el aumento de las ventas a la zona no comunitaria, según el Ministerio de Economía. El petróleo, que llegó a cotizar por encima de los 30 dólares por barril en mayo, fue uno de los principales responsables del peso de las importaciones. Del aumento interanual del déficit en mayo, el 60% corresponde al déficit comercial energético.

"El ritmo de avance del déficit es menor después de varios meses muy negativos", advierte García, que incide en que, si se elimina el efecto de los precios, el crecimiento real de las exportaciones fue en los primeros cinco meses del año mayor (12,6%) que el de las importaciones (9,2%).

Para Manuel Balmaseda, del Servicio de Estudios del BBVA, las cosas no son tan fáciles: "El sector exterior no está tan boyante como pueda parecer. Las exportaciones dependen mucho del crecimiento de la economía mundial y el comercio mundial no será tan positivo el año que viene. El déficit crece a tasas menores, pero está deteriorado".