Make your own free website on Tripod.com

Cataluña aprueba un nuevo impuesto para las grandes superficies

La Generalitat recaudará 2.444 millones

X. H., Barcelona
La Generalitat prevé recaudar 2.444 millones por el nuevo impuesto sobre grandes superficies aprobado ayer por el Gobierno catalán, que supondrá para algunos establecimientos pagar hasta 82,5 millones anuales y cuyos ingresos se destinarán a modernizar el pequeño comercio. La medida afectará a unas 80 empresas con más de 2.500 metros cuadrados.

El consejero de Economía y portavoz, Artur Mas, y el de Industria, Comercio y Turismo, Antoni Subirá, presentaron ayer este nuevo tributo, que pretende reforzar con lo recaudado la estructura del comercio urbano tradicional, gravando la utilización de grandes espacios de más de 2.500 metros cuadrados.

El impuesto es especialmente duro con las grandes superficies alejadas de los centros urbanos que ocupan un amplio espacio al disponer de una sola planta.

Como ejemplo, Mas explicó que un "caso extremo" de establecimiento de 11.000 metros cuadrados, fuera del casco urbano, de una sola planta y al que sólo puede accederse en vehículo privado deberá pagar 82,5 millones de pesetas anuales. Por su parte, un establecimiento de 3.500 metros cuadrados, urbano, de una planta y al que puede accederse mediante tres o más medios de transporte, pagará 6,3 millones de pesetas.

Como ejemplo intermedio, Mas aseguró que una gran superficie de 20.000 metros cuadrados, situada en el caso urbano, de cinco plantas y al que puede llegarse al menos con tres medios de transporte público devengará 45 millones de pesetas anuales por este impuesto.

El tributo libera a las grandes superficies dedicadas a la venta de automóviles y bonifica en hasta un 30% de la base imponible a los comercios que precisan de grandes espacios como comercios de muebles, puertas o ventanas.

En el caso de los comercios de alimentación, el nuevo gravamen supone alrededor de un 0,35% sobre ventas.