Make your own free website on Tripod.com

La UE alcanza un acuerdo de armonización fiscal sobre los rendimientos del capital

Luxemburgo amenaza con bloquear la directiva si Suiza y otros países no aceptan las condiciones

W. OPPENHEIMER / S.POZZI, Bruselas
Los ministros del Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) alcanzaron ayer otro "acuerdo histórico" que desbroza el camino marcado en junio pasado en Portugal para armonizar la fiscalidad del ahorro y gravar así los rendimientos del capital. Como ya hizo entonces, Luxemburgo advirtió ayer que bloqueará la decisión definitiva si un grupo de países terceros, y en particular Suiza, no aceptan aplicar en su territorio las mismas medidas que en la Unión Europea. El multibillonario mercado de eurobonos seguirá haciendo emisiones opacas para las haciendas públicas hasta el 1 de marzo próximo.

La aplicación de la directiva comunitaria se hará en tres fases: conversaciones con países terceros a partir de ahora; entrada en vigor de la fase transitoria el 1 de enero de 2003; y fase definitiva a partir del 1 de enero de 2010. Durante la fase transitoria Luxemburgo, Austria y Bélgica podrán aplicar una retención en origen del 15%, que se elevará al 20% a partir del cuarto año. Esos ingresos fiscales se repartirán a razón de un 25% para el país recaudador y un 75% para el país de origen del nacional comunitario. Acabado el periodo transitorio, esos cuatro países deberán sustituir la retención por la obligación de informar sobre los ahorradores no residentes, una obligación que los demás Estados asumen desde el inicio de la fase transitoria. Los eurobonos emitidos antes del 1 de marzo de 2001 seguirán exentos.

A la vista de esas decisiones, todos cantaron victoria ayer aunque con visiones opuestas. Tras alcanzar un principio de acuerdo en la madrugada, a última hora de la mañana el pacto fue aceptado en público por el país más remiso al pacto, Luxemburgo. Pero su ministro de Presupuestos, Luc Frieden, repitió varias veces que la directiva no entrará en vigor si los países terceros no adoptan "medidas semejantes o equivalentes".

Más datos al cambiar dinero

EFE, Madrid
Los residentes en España que cambien más de un millón de pesetas en una oficina de cambio de moneda deberán hacer una declaración de datos identificativos, según una nueva orden ministerial del Ministerio de Economía. Esta regulación, publicada en el BOE, se pondrá en vigor siempre que el cambio sea superior a 6.000 euros (un millón de pesetas) en operaciones de compra y venta de billetes extranjeros y también de cheques de viaje.

En general, la orden impone a los establecimientos de cambio obligaciones de publicidad y transparencia en las operaciones de compra y billetes extranjeros y cheques de viajero.

El BOE ha publicado, además, otra orden ministerial que establece nuevas medidas de transparencias para las transferencias realizadas al extranjero por clientes de las entidades financieras. Así, se fijan plazos máximos para ingresar el dinero en la cuenta del beneficiario, que es de un día, así como para acreditar los fondos en la cuenta del que ordena la transferencia, que se ha fijado en cinco días.