Make your own free website on Tripod.com

El IPC alcanza el 4%, el doble del objetivo anual del Gobierno


La inflación se situó en el 4% en octubre, una tasa no alcanzada desde finales del año 1995, tras aumentar tres décimas respecto a septiembre. Desde que gobierna el PP, en marzo de 1996, el problema de la inflación no había sido tan acuciante. El 4% alcanzado en octubre supone el doble del objetivo oficial fijado a principios de año (2%), que sigue sin revisarse. Las causas vuelven a estar en el aumento de los precios de los combustibles y de los alimentos frescos, que se añade a la subida en los bienes industriales, con un grave impacto en la competitividad de la economía. La distancia con los demás países de la moneda europea se ha ampliado en octubre.


Ver gráfico

C. M., Madrid
La inflación alcanzó el pasado mes de octubre la cota del 4%, el punto más alto desde finales de 1995 y el doble del objetivo oficial del Gobierno. El resultado, peor que malo, es consecuencia como en meses anteriores del aumento en los precios de los combustibles y de algunos alimentos frescos, a lo que se ha añadido una fuerte subida en los gastos relacionados con la enseñanza universitaria.

Según los datos publicados ayer por Estadística, el Índice de Precios al Consumo (IPC) aumentó tres décimas en octubre en relación a septiembre, cuando el pasado año la variación fue cero. Se acumula así una subida del 3,3% en los diez primeros meses del año y se alcanza el 4% en los últimos doce meses. Desde que Gobierna el PP, en marzo del año 1996, la inflación nunca había estado peor.

Éste será el segundo año desde entonces en que no se logra el objetivo oficial, fijado al inicio del ejercicio en el 2% y no revisado. El año pasado acabó en el 2,9% frente al 1,8% previsto inicialmente. Aunque hay que esperar al dato de noviembre, la consecuencia más inmediata será que los pensionistas deberán recibir una compensación de en torno a 300.000 millones de pesetas por la desviación sobre el objetivo. Los funcionarios, por el contrario, volverán a perder poder adquisitivo, mientras unos 4,5 millones de trabajadores verán activada la cláusula de revisión salarial.

¿Cuáles son las expectativas para final de año? Peores que antes de conocerse el resultado de octubre. El consenso de los expertos se inclina hacia un 3,9% en diciembre, un punto más que un año antes. Dependerá mucho de la evolución del precio del petróleo -explica una cuarta parte de la inflación en el último año-, aunque existe el margen de siete décimas derivado del aumento en noviembre y diciembre del pasado año.

Causas "temporales"

Desde el Gobierno, la sensación que se trasmitió ayer fue de disgusto. El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Rodrigo Rato, calificó el dato de "no satisfactorio" desde Londres, informa Lourdes Gómez . En Madrid, el secretario general de Economía, Luis de Guindos, explicó que las tensiones en los precios obedecen a "elementos volátiles" (los combustibles y los alimentos frescos) y aseguró que en octubre la inflación ha tocado techo.

El problema es si esos "elementos volátiles" acaban por fijarse y así parece. Los datos de octubre reflejan, como en septiembre, que el alza de los combustibles se filtra poco a poco en el conjunto de la economía. Las empresas ya no se creen que la crisis del petróleo sea pasajera y han decidido trasladar a precios sus mayores costes.

Se ve claramente en la evolución de los precios de los productos industriales no energéticos, con una subida del 0,4% en octubre respecto de septiembre, el doble que un año antes, y una variación del 2,5% en los últimos doce meses. Entre los años 1997 a 1999 y en los primeros meses de 2000, la inflación de este grupo se había mantenido por debajo del 2%. La importancia de ese dato radica en que se trata de productos como los automóviles o el textil que están muy abiertos a la competencia en el comercio mundial.

Un encarecimiento más acelerado que en otros países implica una pérdida de competitividad para las exportaciones españolas en un momento de cambio en la composición del crecimiento económico. El consumo familiar empieza a tener menos potencia y se confía en una mejora del sector exterior para generar un aumento del 3,6% en la actividad económica.

Guindos admitió que es en la evolución de los precios de estos productos donde "hay que estar especialmente vigilantes", ya que lo que está en juego es "la competitividad" de la economía. Insistió en que "los agentes económicos no incorporen este repunte temporal" derivado del aumento de los precios del petróleo y de la debilidad del euro. La pérdida de valor de la divisa europea frente al dólar explica medio punto sobre el 3,3% de inflación acumulada en el año, según Economía.

 

El IPC recoge una subida de los precios de los carburantes y combustibles (gasolinas y gasóleos) del 1,9% respecto de septiembre y sitúa la variación respecto del mismo mes del año anterior en el 18,6%, algo más de cuatro puntos sobre septiembre. También subió el precio de la bombona de butano (20 pesetas), un 2,3% en relación a septiembre, aunque el impacto en el IPC general no ha llegado a la centésima.

El encarecimiento de los alimentos frescos (un 0,5% en octubre respecto de septiembre y un 6,5% en los últimos doce meses), es otro de los factores que han impulsado la inflación de octubre. En concreto, han subido de manera importante la carne de ave (2,9% en el mes) y el pescado fresco y congelado (1,7%). Han bajado el cerdo (2,3%), la patata (1,5%) y el aceite (1%).

Tampoco la inflación subyacente (el índice general menos los precios de los alimentos frescos y la energía) ha remitido en su escalada. En octubre respecto de septiembre el aumento ha sido de una décima, de forma que la evolución en el último año se ha elevado hasta el 2,8%, después de mantenerse estable en los dos meses anteriores.