Make your own free website on Tripod.com
La inflación se moderó en 2003 hasta el 2,6%, el mejor dato desde 1998
La revisión salarial cuesta 797 millones, según CEOE, para 2,5 millones de trabajadores
 
L. A. H. - Madrid
EL PAÍS | Economía - 16-01-2004  
La inflación cerró en 2003 su mejor ejercicio desde 1998. El índice de precios al consumo (IPC) subió dos décimas en diciembre, con una evolución anual del 2,6%. Aunque supone una desviación de seis décimas respecto al objetivo oficial (2%), la cifra contrasta con el descontrol de precios de 2002, año del euro, en que la inflación alcanzó el 4%. Precisamente el empuje de la moneda única y el fin del efecto redondeo han atemperado los precios. La desviación del IPC supondrá activar las cláusulas de revisión salarial a 2,5 millones de trabajadores, con un coste de 796,8 millones de euros, según CEOE. El IPC de diciembre alcanzó la cifra más baja de todo el año, el 2,6%, que también se registró en octubre. La cifra supone una mejora de dos décimas frente al 2,8% de noviembre y un descenso de 1,4 puntos con respecto a diciembre de 2002, según los datos que difundió ayer el Instituto Nacional de Estadística. Los precios se sitúan en su mejor nivel desde 1998, cuando la inflación alcanzó el 1,4%, y el tercer mejor año desde que gobierna el PP. No obstante, es el quinto ejercicio consecutivo en el que se rebasa el 2% previsto por el Gobierno. En el caso de la subyacente -excluye los elementos más volátiles: alimentos frescos y energía-, el 2,5% registrado supuso el mejor cierre anual desde 1999.

El euro, que en 2002 desbordó la inflación por el redondeo de precios aplicado tras su entrada en vigor, ha actuado esta vez de aliado del IPC. La revalorización de la divisa durante 2003 (un 21%) ha amortiguado los vaivenes de la energía, de forma que la factura energética ha sido mucho más barata, al venderse el petróleo en dólares. Así, los carburantes han cerrado el año con una caída de seis décimas en sus precios, frente al abultado 8,1% de diciembre de 2002. Además, una vez superados los excesos del año pasado por el redondeo, la mayoría de las partidas del IPC ha registrado evoluciones más moderadas.

Estudio de competencia
Los alimentos, uno de los capítulos más inflacionistas, han experimentado en diciembre subidas más suaves que las observadas a lo largo del año, aunque siguen siendo elevadas. Los productos frescos crecieron nueve décimas en el mes y un 6,4% en el año, frente al 7% de 2002. Diciembre es un mes en el que la alimentación fresca se encarece con respecto a noviembre por las fiestas navideñas, este año de forma más leve. No obstante, los incrementos han sido muy intensos a lo largo de 2003, lo que motivó que el Ministerio de Economía encargara un estudio al Servicio de Defensa de la Competencia, dependiente de este departamento, para determinar las causas. El secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos, avanzó ayer que los resultados estarán listos "en los próximos días".

Algunos analistas creen que los precios de los alimentos no tenderán precisamente a la moderación, dado que cada vez es mayor la cuota de producción española que se vende fuera del país a precios más elevados.

Turismo y hostelería fue el capítulo cuyos incrementos tuvieron mayor repercusión para el consumidor en todo el año. Los hoteles, cafés y restaurantes costaron en 2003 un 4,1% más que en 2002. El segundo capítulo con mayor impacto fue el de frutas frescas, que se encareció un 12,2%, seguido del transporte personal (gasolinas). En el extremo opuesto, los objetos recreativos, los electrodomésticos y las comunicaciones registraron la mayor incidencia a la baja en el bolsillo de los ciudadanos.

La desviación de seis décimas del IPC pone en marcha las cláusulas de revisión salarial de los convenios colectivos. Este mecanismo, que permite recuperar el poder adquisitivo perdido cuando la desviación supera la previsión oficial, cubre al 78,5% de los trabajadores con convenio, hasta un total de 6,12 millones. Sin embargo, no todos recuperan las seis décimas de desviación, pues la media a partir de la cual se activan las cláusulas se sitúa en el 2,4%. Es decir, las empresas y sus trabajadores pactan que sólo se recuperará la desviación del 2,4% en adelante (dos décimas en este caso). Un cálculo de CC OO fija en unos 2,5 millones el número de trabajadores a los que afectará la revisión. La patronal CEOE cifra en 796,8 millones de euros el coste de actualizar los salarios según el IPC.