Make your own free website on Tripod.com
El Congreso aprueba la ley que abre el ferrocarril a la competencia
Los sindicatos temen que sea el primer paso para privatizaciones
 
C. G. - Madrid
EL PAÍS | Economía - 30-10-2003  
El Congreso aprobó ayer la ley de liberalización del ferrocarril que abrirá a la competencia este mercado, monopolizado por Renfe durante décadas. La apertura del transporte de mercancías se iniciará de forma inmediata, mientras que el de pasajeros no llegará al menos hasta 2008. Los sindicatos advierten de que éste es el primer paso para privatizar los servicios más rentables de Renfe, como el AVE. Renfe tiene que prepararse para hacer frente a la competencia. Con la aprobación ayer de La Ley del Sector Ferroviario, que ya incorpora las 58 enmiendas introducidas por el Senado, se pone en marcha la liberalización del transporte ferroviario que se llevará a cabo en toda la UE. En el caso de mercancías, cuya apertura se ha fijado en Bruselas para 2006, España irá por delante. La apertura se iniciará tras la entrada en vigor de la ley, seis meses después de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

El proceso se llevará a cabo de forma progresiva en función de una serie de plazos que establecerá el Ministerio de Fomento. Éstos son los principales puntos de la nueva normativa:

- Gestión de la red. Casi todo el texto gira en torno a la separación de la gestión de la infraestructura ferroviaria y la del transporte, que en la actualidad está bajo control de Renfe. Así, se creará el Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), un ente público que se encargará de todas las vías y que nacerá de la suma del Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF), que ahora gestiona la red AVE, y los activos de Renfe, salvo los trenes.

- Pago de tasas. La nueva Renfe-Operadora será una mera empresa transportista y tendrá que competir con otras compañías que deseen explotar servicios de transporte, que pagarán una tasa o canon al Adif. La ley no prevé la privatización de Renfe.

- Interés General. La ley introduce el concepto de Red Ferroviaria de Interés General. En él se incluyen todas las vías gestionadas ahora por Renfe y el GIF. Fomento podrá "realizar la determinación concreta de las líneas ferroviarias que integran" esta red. Además, se creará el Comité de Regulación Ferroviaria, dependiente de Fomento, que deberá vigilar que se cumplan las reglas del juego (igualdad de acceso al mercado, salvaguardar la pluralidad de la oferta) y resolver los posibles conflictos entre el Adif y los operadores ferroviarios.

- Reparto de la deuda. El futuro de la abultada deuda histórica de Renfe (cerca de 6.741 millones de euros) era una de las incógnitas. Finalmente, se repartirá entre el Estado (1.538 millones), Renfe (1.357 millones) y el nuevo Adif (3.846 millones de euros).

Mientras que Fomento asegura que el nuevo modelo ferroviario generará casi 230.000 puestos de trabajo hasta 2010, los sindicatos se muestran escépticos. Según UGT, la nueva ley supone "un paso previo a la privatización de las actividades de transporte en tren más lucrativas y el abandono de las deficitarias". El AVE se encuentra en el primer grupo, mientras que los servicios regionales y de cercanías se encuentran en el segundo. El sindicato considera, además, que la nueva normativa tiene numerosas "carencias", como no incluir un plan de saneamiento financiero.