Make your own free website on Tripod.com
EL DESCONTROL DE LA INFLACIÓN
La inflación se desboca en octubre y ya llega al 4%

Economía cree las cláusulas salariales 'una rémora del pasado' y anuncia medidas en distribución

C. M. | Madrid

DATOS Y GRÁFICAS

 

La inflación se ha desbocado en octubre con una subida de un punto en relación a septiembre y de un 4% en el último año, tasa que duplica el objetivo del Gobierno para el ejercicio. El dato, publicado ayer por el INE, cayó como un mazazo, sobre todo porque se produce en un momento de debilidad de la demanda. Desde el Ministerio de Economía se afirmó que la competitividad, el crecimiento económico y el empleo están en peligro, si no hay moderación de salarios y beneficios. El secretario de Estado, Luis de Guindos, insistió en que deben desaparecer las cláusulas de revisión salarial, que consideró 'una rémora del pasado'. Anunció medidas en la distribución comercial relativas a horarios y segundas licencias, bajo competencia de las comunidades autónomas.

El Ministerio de Economía no se anduvo ayer con paños calientes a la hora de admitir, como hizo el vicepresidente Rodrigo Rato, que el resultado de la inflación en octubre es 'muy insatisfactorio'. El índice de precios al consumo (IPC) aumentó un punto en relación a septiembre y la tasa de los últimos 12 meses se elevó medio punto, hasta el 4%. El nivel de precios es el más alto desde hace año y medio y sitúa el diferencial con la zona euro en 1,7 puntos, según datos provisionales, un máximo histórico que también se alcanzó el pasado mes de mayo.

Los productos que más se han encarecido en octubre fueron el vestido y el calzado (un 10% de media en un solo mes), la educación universitaria (un 5,3%) y algunos alimentos como la fruta (0,7%), los huevos (0,7%) o la carne de vaca (0,7%). Sólo las prendas de vestir y el calzado han inyectado siete décimas al punto de subida de los precios en octubre, lo que coincide con el inicio de la temporada de invierno y el final de los restos de rebajas.

Vuelven las 'vacas locas'

 

Economía lanzó ayer, por primera vez, el mensaje de que el problema puede estar en las redes de distribución comercial. Rato se refirió al llamado mal de las vacas locas de hace casi dos años para señalar que 'su efecto aún no se ha corregido y esto merece un análisis muy en detalle'. La causa está, según dijo, 'en algunas de las regulaciones que afectan a las redes de distribución' y anunció un paquete de medidas aún por concretar.

El secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos, se refirió al mismo problema, aunque lo relacionó con el precio de la ropa. Explicó que el Gobierno había pedido al Tribunal de Defensa de la Competencia un informe sobre los efectos de la normativa de las comunidades autónomas en la formación de precios. Se refirió, en concreto, a los horarios comerciales y a las segundas licencias (permisos para la apertura de grandes centros). Ese informe estará 'en breve' y de ahí se derivarán medidas, reiteró Guindos.

Se trata de rigideces que vienen de antiguo. Las tensiones inflacionistas se mantienen en la economía española aún en etapas de enfriamiento económico. Con la economía creciendo por debajo del 2%, a los niveles del final de la recesión de 1993, los precios crecen exactamente el doble. Guindos no se atrevió ayer a reiterar su previsión de terminar el año con una inflación en torno al 3,5% y se limitó a decir que 'el techo está en el 4%'.

Las consecuencias de esta situación tampoco fueron ocultadas ayer por el secretario de Estado de Economía. 'Si la inflación se mantiene en el 4%', explicó, 'y si esta cifra se incorpora como permanente en las decisiones de formación de precios, márgenes y salarios, se mermará la capacidad de crecimiento de la economía española en los próximos trimestres, la competitividad y la creación de empleo'. La situación en Europa es de 'una desaceleración intensa' y si aquí no se corrige la inflación 'los efectos pueden llegar a nuestro país incluso con más intensidad por la merma de competitividad', insistió Guindos.

El secretario de Estado reconoció que quizá no era 'el mejor momento' para reclamar moderación salarial. Pero lo hizo, como días atrás el Banco de España, con la propuesta de suprimir las cláusulas de revisión salarial, que consideró 'una rémora del pasado'. Los trabajadores, dijo, deben tener en cuenta la rebaja del impuesto sobre la renta, que se aplicará en enero, a la hora de contener sus demandas. Los empresarios, por su parte, han de saber que se trata de una subida salarial sin coste para ellos.

Pese al desmoralizante dato de ayer, Economía mantiene que la inflación española se situará por debajo del 3% en la próxima primavera. La Comisión Europea estima para España un 2,9% y la media del consenso de los expertos españoles la sitúa en el 3,1%. El precio del petróleo, el enfriamiento económico, la eliminación del fenómeno del redondeo del euro, la apreciación de la moneda europea y la no subida de los impuestos especiales jugarían a favor. En contra, estaría el previsible recorte de tipos de interés, así como algunas decisiones de política fiscal expansiva como la rebaja del IRPF y el reciente acuerdo de subida de sueldo de los funcionarios, que Guindos justificó.

Aumenta la subyacente

 

Hay que contar con que algunos males estructurales de la inflación se han agravado en octubre. La denominada inflación subyacente, es decir, la que elimina del índice general los componentes más volátiles -energía y alimentos frescos- se ha acelerado dos décimas, hasta el 3,7%, después de llevar tres meses de caídas. Además, los precios de la energía se han acelerado de forma considerable en octubre (la tasa anual ha pasado del 1,3% al 5,2% en octubre).

La inflación del sector servicios se mantiene clavada en una tasa del 4,7% desde hace cuatro meses. Sigue la presión de los precios en los viajes organizados (del 7,3% al 11,3% en tasa anual), aunque se han moderado los de los hoteles (del 5,9% al 4,9%). También mejora el capítulo de comunicaciones (teléfono) con un descenso del 2,9% en los últimos 12 meses, una décima más que en septiembre.