Make your own free website on Tripod.com

Bruselas exige a España más esfuerzos en empleo, pensiones, inflación y productividad
La principal preocupación es "la falta de reformas en el sistema público de pensiones"

CARLOS YÁRNOZ -  Bruselas
EL PAÍS |  Economía - 15-01-2003

La Comisión Europea considera que el Gobierno español debe hacer mayores esfuerzos al abordar las principales deficiencias y retos económicos del país: asegurar la viabilidad de las pensiones, reducir la tasa de desempleo, aumentar la de empleo (sobre todo entre las mujeres), rebajar la tasa de inflación y elevar el nivel de productividad. Así se destaca en el informe difundido ayer por el Ejecutivo comunitario sobre los avances realizados por cada país de la UE en relación con las grandes orientaciones de política económica (GOPES) aprobadas en junio del año pasado. Después de crecer durante varios años a una media del 4%, recuerda el documento, la tasa descendió al 2,7% en 2001 por el debilitamiento de la demanda interna y el empeoramiento económico internacional. El año pasado, añade, continuó la desaceleración y se espera una tasa de crecimiento del 1,9%. El ritmo de creación de empleo se ha frenado, la tasa de desempleo ha llegado al 11,4%, casi dos puntos más que en 2001, y la inflación se ha disparado hasta el 4%. Por el contrario, la Comisión alaba la decisión del Gobierno de mantener el equilibrio presupuestario.

Son éstos los puntos más importantes que destaca el informe sobre España, así como las valoraciones sobre el grado de mejoras que ha introducido el Gobierno desde junio:

- Pensiones. La sostenibilidad de las pensiones es "la principal causa de preocupación", dado el previsto envejecimiento de la población en las próximas décadas, "y la falta de reformas en los principales parámetros del sistema público de pensiones". Pese al superávit en la Seguridad Social (medio punto del PIB aproximadamente) gracias al mayor número de empleados en los años pasados, el porcentaje del PIB dedicado a pensiones pasará del 9,4% en 2000 al 18% en 2050, lo que arroja "serias dudas" sobre la capacidad española de garantizar el sistema público de pensiones.

El Gobierno creó en 2000 el fondo de reserva de pensiones, que prevé incrementarlo en 2003 hasta el 1% del PIB. "Este objetivo podría ser más ambicioso", sobre todo teniendo en cuenta el superávit en la Seguridad Social. La medida tomada en octubre de 2002 para hacer compatible la recepción de una pensión y el mantenimiento de un puesto de trabajo a tiempo parcial tendrá "un impacto limitado", mientras el tratamiento fiscal de las pensiones privadas ha mejorado. También ha permanecido invariable el número de años de contribución para acceder a las pensiones y la edad de jubilación (la UE recomienda elevarla).

- Empleo. La tasa del 11,4% de desempleo es la más alta de la UE, pese a que proporcionalmente se creen más puestos de trabajo, mientras la de empleo (56,3% frente al 64,1% registrada en la Unión) sólo está por encima de Grecia e Italia. Especialmente preocupante es la baja tasa de empleo femenino (41,9% en 2001) y de mayores de 55 años (38,9%). La disparidad del desempleo entre regiones (del 5% al 19%) es muy elevada, como también es muy alto el porcentaje de contratos temporales (el 31,2%) mientras los de tiempo parcial se mantienen en el 8%. La reforma laboral de 2002 puede dar buenos resultados, pero debe mejorarse el sistema de información en favor de quienes buscan trabajo. Han sido sólo "parciales" las iniciativas para eliminar obstáculos a la movilidad laboral y para potenciar políticas activas de empleo a favor de quienes corren el riesgo de convertirse en parados de larga duración.

También son "parciales" las decisiones para lograr un mejor equilibrio entre flexibilidad y seguridad en el empleo, mientras no se han adoptado iniciativas para acomodar los salarios a las diferencias entre regiones en sus mercados laborales, en la preparación técnica de sus empleados y en su productividad.

- Productividad. La productividad por empleado en España sigue estando un 9% por debajo de la media europea, y su evolución no ha sido tan satisfactoria como se esperaba. Estos "pobres" resultados se explican sólo en parte por la elevada creación de empleo en los años pasados, pero hay otras razones, como la baja preparación profesional media de los empleados, las lagunas en el desarrollo de la sociedad del conocimiento o el limitado impacto de las pocas patentes que se registran en España (25 al año por millón de habitantes frente a las 160 de media en la UE) y del bajo acceso a Internet en los hogares (29% el año pasado frente al 41% medio en la UE). En las empresas, sin embargo, España ha superado ya la media europea (83% frente al 79%).

- Inflación. La inflación interanual ya se había situado en octubre en el 3,7%, y continuaba en aumento, reflejando no sólo "evoluciones adversas" en productos perecederos o servicios, sino también un negativo efecto sobre la inflación subyacente.